Priego de Córdoba, para no perdérselo

Si digo aquí que este es uno de los pueblos más bonitos de España -al menos que yo haya visitado- seguramente pensarán que exagero y que siempre digo lo mismo. Hace unos meses, otorgué a Frigiliana ese honor, lo cual no impide que siga añadiendo lugares a esa lista, que dicho sea de paso tengo que actualizar.

Priego, en la provincia de Córdoba, es una de esas paradas obligadas en cualquier viaje por el interior de la provincia, pero también es accesible en poco tiempo desde Granada, Jaén, Sevilla o Málaga. Su localización en un cruce de caminos es lo que hizo a esta preciosa villa un lugar tan codiciado en épocas remotas. Fundada por los primeros invasores musulmanes en el siglo VIII, caerá definitivamente bajo dominio cristiano en el siglo XIV y tendrán que pasar dos siglos para que la ciudad vuelva a alcanzar un período de esplendor que se tradujo en la prolífica construcción de edificios religiosos y civiles de apariencias y formas manieristas, barrocas, rococós y neoclásicas. La preciosa Iglesia de la Asunción, con un sagrario rococó que puede causar tortícolis al intentar apreciar todos los detalles de la cúpula y el friso que la recorre, es junto a la Iglesia de la Aurora uno de los imprescindibles en una visita a la ciudad.

Sagrario rococó de la Iglesia de la Asunción

Sagrario rococó de la Iglesia de la Asunción

Cúpula del Sagrario, Iglesia de la Asunción

Cúpula del Sagrario, Iglesia de la Asunción

Iglesia de la Aurora, Priego de Córdoba

Iglesia de la Aurora, Priego de Córdoba

Fachada de la Iglesia de la Aurora, Priego de Córdoba

Fachada de la Iglesia de la Aurora, Priego de Córdoba

Para no perderse también está el pintoresco Barrio de la Villa, antigua barriada musulmana con casas -¿cómo no?- encaladas y con macetas con flores adornando sus fachadas. No hay que olvidar que estamos en Andalucía, en Córdoba, provincia por excelencia de los patios y del buen gusto en cuanto a decorar con plantas se refiere. Este pequeño e intrincado barrio te hace sentir en un laberinto, y ese es uno de sus mayores encantos, pues cuando menos te lo esperas te encuentras con joyitas como la Plaza de San Antonio, una recoleta placita que hace las delicias de cualquier visitante. 

Plaza de San Antonio, Priego de Córdoba

Plaza de San Antonio, Priego de Córdoba

Plaza de San Antonio, Priego de Córdoba

Plaza de San Antonio, Priego de Córdoba

Ventana en el Barrio de la VIlla, Priego de Córdoba

Ventana en el Barrio de la VIlla, Priego de Córdoba

Barrio de la Villa, Priego de Córdoba

Barrio de la Villa, Priego de Córdoba

Bordeando el Barrio de la Villa se encuentra el Balcón del Adarve, un balcón natural que se abre sobre un mar de olivos y que actúa como mirador de gran parte de los alrededores de la ciudad. En su parte noroeste se acerca al Castillo de Priego, fortaleza musulmana que luego sirvió de castillo cristiano y que desgraciadamente no se encuentra en muy buen estado de conservación -sobre todo teniendo en cuenta la cercana Fortaleza de la Mota en Alcalá la Real, tan bien conservada- pero sí que vale la pena subir a uno de los extremos de la muralla para tener magníficas vistas del perfil de Priego.

Vistas desde el Balcón del Adarve, Priego de Córdoba

Vistas desde el Balcón del Adarve, Priego de Córdoba

Una de las torres del castillo de Priego de Córdoba

Una de las torres del castillo de Priego de Córdoba

Entrada al castillo, Priego de Córdoba

Entrada al castillo, Priego de Córdoba

Plaza de Santa Ana, frente al castillo, Priego de Córdoba

Plaza de Santa Ana, frente al castillo, Priego de Córdoba

Detrás del Castillo encontramos las Carnicerías Reales, matadero y mercado de la carne del siglo XVI, en muy buen estado de conservación que alberga una pequeña exposición. Más abajo, en la Plaza de San Pedro y luego en la Calle de San Juan de Dios, localizamos dos bonitas iglesias barrocas dedicadas a los santos ya mencionados. Un paseo también merecen las calles Río, Carrera de Álvarez o la Carrera de las Monjas, todas con magníficos ejemplos de casas señoriales con un genuino aire andaluz.

Casa señorial, Priego de Córdoba

Casa señorial, Priego de Córdoba

Paseando por la calle del Río se llega a las famosas Fuente del Rey y de la Salud, dos fuentes monumentales de épocas diferentes que dan un carácter regio a la villa de Priego.

Fuente del Rey, Priego de Córdoba

Fuente del Rey, Priego de Córdoba

Fuente del Rey en primer plano y Fuente de la Salud al fondo, Priego de Córdoba

Fuente del Rey en primer plano y Fuente de la Salud al fondo, Priego de Córdoba

Y si aún se tiene ganas de seguir paseando, subir a la Ermita del Calvario es el final perfecto, pues desde arriba puede verse toda la ciudad, con sus blancas casas y sus campanarios de piedra (lástima que mi cámara se quedara sin batería y no pudiera sacar fotos, una excusa para volver a Priego).