Astorga, lluvia, sol y nieve, todo en uno


Catedral y Palacio Episcopal

Catedral y Palacio Episcopal

Astorga era uno de esos destinos pendientes de los tantos que tengo en mis viajes por España. Soñaba con ver el Palacio Episcopal de Gaudí tras conocer ya sus muchas obras en Barcelona, el Capricho en Comillas o la casa Botines en León. También el casco histórico de esta pequeña ciudad me resultaba interesante así que decidí quedarme en ella tras abandonar León.
La llegada a la ciudad fue apoteósica, con una lluvia pertinaz que calaba hasta los huesos. Pronto supe que los albergues de la ciudad estaban cerrados hasta marzo (sólo estaban abiertos los destinados a los peregrinos del Camino de Santiago) así que tuve que optar por un plan B. El plan B se llama Hostal La Peseta, el cual recomiendo, además de por el alojamiento por la increíble comida que sirven.

Plaza Mayor con lluvia

Plaza Mayor con lluvia

La misma plaza tras la tormenta

La misma plaza tras la tormenta

murallas de Astorga

murallas de Astorga

Tras dejar mochila y demás cosas en la habitación salí a recorrer la ciudad. El viento y el frío hacían del recorrido un desafío. De repente, sin previo aviso empezó a nevar. Diez minutos después el viento desapareció como por arte de magia y salió un sol que dejó a la vista un límpido cielo azul. Si hubiese querido hacer una colección de fotos de un mismo lugar con diferentes tonos este habría sido el día. Pero vamos a hablar de Astorga que bien merece una parada. Además del Palacio Episcopal (3 euros la entrada, 5 euros combinada con la catedral. Los jardines del palacio son de acceso gratuito) que me maravilló como siempre logra hacerlo Gaudí, tenemos las murallas de la ciudad, de factura medieval construidas sobre unas de época romana, la imponente catedral (algo sombría en su interior), la Casa del Sacristán, la bonita Plaza Mayor con un exquisito edificio como Ayuntamiento, los restos de una gran casa romana con termas incluidas, la Ruta Romana (cerrada este invierno), el Museo Romano (también cerrado aunque no dijeron hasta cuando), la modernista casa Granell, y por supuesto y para lo más golosos, el Museo del Chocolate, industria, la del chocolate muy relevante en Astorga que está vinculada a los arrieros maragatos que traían desde los puertos del norte de España mercancías venidas de ultramar.

Restos de la casa romana del Mosaico del oso y los pájaros

Restos de la casa romana del Mosaico del oso y los pájaros

De repente salió el sol

De repente salió el sol

Palacio episcopal hoy museo de los caminos visto desde el jardín

Palacio episcopal hoy museo de los caminos visto desde el jardín

Maragatos, no hay que olvidar que estamos en Astorga

Maragatos, no hay que olvidar que estamos en Astorga

Un día en la ciudad puede ser suficiente para verlo todo, sobre todo en verano que los días duran más. La ventaja de haberla conocido en invierno y bajo las inclemencias del tiempo fue poder ver una Astorga casi vacía, sin colas, sin multitudes frente a los edificios, todo un lujo cuando se viaja.

Anuncios

2 pensamientos en “Astorga, lluvia, sol y nieve, todo en uno

  1. Pues después de tu maravillosa descripción ya nos parece que estuvimos en ella, já já. Gracias por hacernos viajar virtualmente. Un beso, Pondelí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s