¿Qué ver en Martinica? Segunda parte


Como lo prometido es deuda, aquí va la segunda entrega de mi selección de los lugares que el viajero que visite Martinica no debe perderse.

Fort-de-France. Una colorida capital de las Antillas Menores
La antigua Fort Royal debe su nombre y gran parte de su desarrollo urbano a la construcción de un fuerte defensivo en el siglo XVII.  El Fort Saint Louis, la fortificación que aún domina la entrada al puerto de Fort-de-France puede ser visitado en parte pues hoy en día es sede de una base naval francesa. Frente al Fort Saint Louis se encuentra el parque más grande de la capital, La Savane, que en realidad pasaría desapercibido para el forastero de no ser por la estatua de una Josefina decapitada desde hace más de 20 años sin que se sepa quién lo hizo. La escultura de la otrora emperatriz de Francia, trasladada al parque en 1859 sigue en pie aunque sin cabeza, recordando la relación amor-odio que existe hacia su figura en su isla natal. Así como Josefina es recordada como “la que devolvió la esclavitud a Martinica”, Victor Schoelcher es una de las personalidades más destacadas vinculadas a la isla. Schoelcher, parisino, será un escritor a favor de la abolición de la esclavitud que participará activamente en la defensa de los derechos de los negros, destinando incluso parte de su fortuna a ello. De ahí que por toda la isla se recuerde al defensor de los esclavos, habiendo un barrio anejo a Fort-de-France llamado Schoelcher, innumerables calles en Martinica con el mismo nombre, y lo que nos interesa en Fort-de-France, la Biblioteca Schoelcher que por supuesto no es ninguna casualidad que tenga el nombre del filántropo y abolicionista. Victor Schoelcher decide donar su gran colección de libros y partituras musicales a la Martinica y dispone que sean alojados en una biblioteca de acceso público, sin discriminación de raza o condición social. La peculiar biblioteca será construida en París para que fuera visitada por los parisinos, y posteriormente se va a desmontar para trasladarla en barco a la Martinica donde aún hoy en día puede visitarse. Otro de los edificios que llaman la atención es por supuesto, la catedral de Saint-Louis, con su afilada aguja que domina el alzado de la ciudad. Además de estos edificios históricos es interesante pasear por la ciudad que no es tan grande y puede verse bien en un día, disfrutar de los olores y colores del Mercado cubierto o de especias, pasear por el paseo marítimo de la ciudad, o subir a las colinas en las cuales se encuentran los barrios más pintorescos de la capital y desde donde hay muy buenas vistas de la ciudad.

Biblioteca Schoelcher, Fort-de-France

Biblioteca Schoelcher, Fort-de-France

Catedral de Saint-Louis, Fort-de-France

Catedral de Saint-Louis, Fort-de-France

 

Fort-de-France

Fort-de-France

Souvenirs en el Marché aux épices, Fort-de-France

Souvenirs en el Marché aux épices, Fort-de-France

Les gorges de la falaise y el Monte Pelée
Una de las excursiones más bonitas que hice en Martinica fue la de les gorges de la falaise que vendría a ser las gargantas del acantilado. Cercana a Ajoupa-Bouillon y a una de las subidas al Monte Pelée se encuentra este precioso lugar al cual se accede tras pagar (creo que eran 7 euros) pues necesitas un guía que te lleve hasta el lugar en el cual el agua baja como una cascada hacia el río. La bajada en sí hacia el río es algo “complicada” pues hay que descender un montón de peldaños muy empinados, altamente recomendable llevar buen calzado. Una vez en el río se espera al guía si no está allí, pues todo el tiempo están entrando y saliendo de las rocas con grupos reducidos. El camino por la garganta hasta la cascada es toda una aventura de cierta dificultad, pero por suerte los guías se encargan de que te sientas confiado en todo momento. A medida que nos acercamos a la cascada la garganta se va estrechando hasta que apenas se ve el cielo encima de nosotros. El paisaje una vez llegados al final es espectacular y siento muchísimo que mi cámara no pudiera captarlo tan bien. Para poder ir con cámara y demás se alquila una bolsa impermeable a la entrada, no recuerdo el precio pero no me pareció que fuese cara. Como he dicho antes, desde la entrada a Les gorges se puede empezar a subir por uno de los caminos que lleva al Monte Pelée que en realidad es una elevación volcánica con cráter y todo cuyo pico raramente puede verse a no ser que se suba porque casi siempre está cubierto de nubes. El Pelée está a poco menos de 1.400 metros sobre el nivel del mar y el ascenso si bien no es muy complicado requiere de tiempo. Una vez arriba se puede observar la caldera, más bajo, o el cráter si se llega hasta la cima. Normalmente son excursiones de un día o día y medio y en Martinica recomiendan ir acompañado por un guía.

Entrada a la garganta

Entrada a la garganta

dentro de la garganta, el agua baja con mucha fuerza

dentro de la garganta, el agua baja con mucha fuerza

amplitud de la garganta

amplitud de la garganta

cascada

cascada

Le Diamant. Belleza en estado salvaje
La fama de la Roca del Diamante ha hecho de esta comuna un lugar muy popular entre turistas. La interminable playa frente al peñón ha hecho el resto. La belleza es “de otro mundo”, pero la fuerza de las olas no debe subestimarse, son tan bravas y la corriente es tan fuerte aquí que puedes terminar encajado en la arena.
Hay visitas turísticas en barcas al Rocher du Diamant (la roca) que está deshabitada y tampoco tiene gran atractivo a no ser porque en tiempos pasados fue lugar de escaramuzas entre ingleses y franceses que se disputaban esta roca estratégicamente situada entre Martinica y Santa Lucía. Si se recorre la avenida paralela a la playa en dirección Les Anses d’Arlet se llega a L’Anse Cafard, un monumento al aire libre a los esclavos que murieron ahogados víctimas de un naufragio en estas cosas por allá por 1830. El monumento y el lugar en que se encuentra tiene un gran dramatismo a pesar de la espectacular vista desde allí.

Roca del Diamante

Roca del Diamante

Playa del Diamante

Playa del Diamante

Oleaje en la playa del Diamante

Oleaje en la playa del Diamante

Cap 110 o monumento a la esclavitud, Anse Cafard

Cap 110 o monumento a la esclavitud, Anse Cafard

Cap Chevalier y la Trace des Caps
Si hay un lugar para no perderse a nivel de playas aisladas y trekking en la costa es Cap Chevalier. Aislado, no muy visitado, es el lugar ideal para hacer kitesurf, windsurf, alquilar canoas y para seguir la magnífica ruta de de los cabos que va bordeando la costa. Cap Chevalier es algo así como un paraíso perdido con kilómetros de playa de arena extrafina y aguas turquesas. Salvo en uno de los extremos de la playa en el cual se pueden alquilar aparatos para deportes acuáticos, el resto de la costa apenas se encuentran chiringuitos o bañistas, de ahí que me gustase tanto. Si bien en Martinica las playas no suelen estar abarrotadas, la de Cap Chevalier es de lo más extremo en cuanto a aislamiento que he visto. Cuando digo la playa de Cap Chevalier me refiero a varias playas que se van sucediendo, algunas más bonitas que otras, como L’Anse Michel o las inmediaciones del Cap Macré. Y justo bordeando parte de esta playa es por donde transcurre la Trace des Caps que si se hace completa tiene un recorrido de aproximadamente 35 kilómetros, la mayor parte bordeando la costa más meridional de la isla partiendo desde Anse Caritan en Sainte Anne, dando al Mar Caribe, y terminando en Petite Anse Macabou al nordeste y ya en plena costa atlántica. La belleza del paisaje hace que sea uno de esos trekkings imprescindibles. En esta parte de la isla hay que tener cuidado con el manzanillo de la muerte, un árbol cuya fruta es extremadamente venenosa e incluso la savia del árbol es altamente tóxica. Hay que evitar el contacto con el árbol y se desaconseja resguardarse bajo ellos durante la lluvia.

Playa desértica en el Cap Chevalier

Playa desértica en el Cap Chevalier

Ideal para kite y windsurf, Anse Michel

Ideal para kitesurf y windsurf, Anse Michel

Paisaje que se ve en la Trace des Caps

Paisaje que se ve en la Trace des Caps

info sobre la Trace des Caps

info sobre la Trace des Caps

Las Salinas, esa playa de anuncio que creías que no existía
Siguiendo con playas, cómo no, las Salinas es “la playa”. En una isla en la cual nunca te encuentras a más de 15 kilómetros del mar es difícil elegir la mejor playa y por supuesto no todo el mundo estará de acuerdo en que esta sea la mejor. Mi criterio para elegirla ha sido porque cumple con los tópicos de playa de arena, con cocoteros, inmensa, paradisíaca aunque es cierto que es de las más concurridas precisamente por su fama. La playa es bien extensa y en uno de sus extremos (el más meridional) no es tan bonita pues las corrientes van llevando las algas y demás cosas hasta esa parte. Pero el resto es espectacular, quizá más para hacer fotos que para bañarse, aquí también a veces hay mucho oleaje.  Se llama Les Salines porque se encuentra junto a una salina que también vale la pena ver, en una zona invadida por el manglar. No lejos de la playa está la Savane des Pétrifications, un terreno árido que recuerda un desierto rocoso y que es una de las partes más antiguas en cuanto a formación geológica de la isla. Gran parte de lo que hoy vemos que parecen rocas no es más que un bosque petrificado hace millones de años. El paisaje es inusual para esta pequeña isla del Caribe que recomiendo mucho visitar.

Las Salinas

Las Salinas

Paradisíaca playa de Las Salinas

Paradisíaca playa de Las Salinas

Cocoteros

Cocoteros

 

Savane des Pétrifications, Sainte-Anne

Savane des Pétrifications, Sainte-Anne

Por supuesto que cuando se hace una selección de lugares a visitar siempre nos dejamos muchos otros sin nombrar, si no, no sería una selección. Espero que esta que yo he hecho, ayude a quien viaje a Martinica, a conocer mejor la isla, un pequeño paraíso en el Caribe.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s