La Bauhaus en Dessau


Edificio de la Bauhaus en Dessau

Edificio de la Bauhaus en Dessau

Quizá el único motivo que encuentre el viajero para hacer una parada en Dessau es conocer los edificios de la famosa Bauhaus. Y es que tras abandonar Weimar en aquellos convulsos años de la década de los ’20, los artífices de la Bauhaus decidieron trasladar la escuela a Dessau por razones políticas y también económicas. Aquí será donde se desarrolle gran parte de la línea de pensamiento que tan famosa será y que aún hoy en día sigue influenciando a arquitectos y diseñadores de todo el mundo. Tomando la célebre frase de Louis Sullivan la forma sigue la función, la Bauhaus será una escuela innovadora en la cual las formas se supeditan al uso, se depuran las líneas para dar paso al detalle, se introduce el diseño gráfico e industrial como una profesión más tal y como la conocemos actualmente, se crea una tipografía de líneas simples y geométricas que tuviese un carácter universal, pero también se adaptan la vida del profesorado y los estudiantes que van a tener una especial sinergia, colaborando estrechamente en la preparación de fiestas temáticas y otras celebraciones para las cuales se elabora vestuario, se diseñan y construyen escenarios efímeros, en definitiva, la creatividad no era un aspecto que se quedase en las aulas y talleres en los horarios lectivos.

Lámpara dentro del edificio de la Bauhaus

Lámpara dentro del edificio de la Bauhaus

La Bauhaus había sido creada en Weimar en 1919 y sus antecedentes más directos habían sido la Escuela Ducal de Arte de Weimar y la Escuela Ducal de Artes y Oficios dirigida por el arquitecto belga Henry Van de Velde bajo el patrocinio del último Gran Duque de Sajonia-Weimar-Eisenach. En esta escuela se palpaban las ideas que ya hubiese expuesto el máximo representante del Arts and Crafts, William Morris. La elaboración artesanal y la concepción de un espacio unificado con el diseño, el mobiliario y en el cual hasta los más pequeños detalles están relacionados serán los fundamentos bajo los cuales Van de Velde dirigirá la escuela pero también los aplicará en sus obras. Un ejemplo de ello es la magnífica Haus Hohe Papeln la casa residencial de Van de Velde en Weimar en la cual nos quedamos asombrados ante la unidad del diseño y el esmero en cada pieza, desde una silla al picaporte.

Interior de la Haus Hohe Papeln en Weimar

Interior de la Haus Hohe Papeln en Weimar

Será esta la semilla de la cual germine la Bauhaus de Gropius que toma el relevo de Van de Velde y lleva sus ideas aplicadas en Weimar mucho más lejos al intentar aunar todas las artes bajo un mismo techo creando una obra de arte unificada. Para Gropius era importante el carácter interdisciplinar de la escuela. En ella la formación sería diferente, con grandes conocimientos no sólo sobre diseño sino también acerca de los procesos manuales que conlleva cada obra según disciplina, material, etc. Se intenta hacer de cada artista un artesano, sin jerarquía de “artes” tomando como referente el trabajo gremial medieval. Otra de las necesidades con las cuales se va a enfrentar la Bauhaus será la de abaratar costes, crear productos de cierta belleza y funcionalidad pero también a precios asequibles para una gran mayoría.

Volviendo a Dessau, adonde se traslada la escuela cuyo buque insignia es el edificio de la Bauhaus diseñado por Walter Gropius como centro educativo con aulas, talleres, despachos y habitaciones de alumnos, hoy en día pueden visitarse muchos de estos espacios y hay interesantes exposiciones permanentes y temporales sobre el inmueble y la escuela en general. Además pueden visitarse no lejos de allí las llamadas casas de los maestros, la casa Kornhaus -actualmente un restaurante- y en la periferia la colonia Törten, un complejo de viviendas adosadas que debía resolver la escasez de alojamiento social en la ciudad.

Una de las casas de los maestros, Dessau

Una de las casas de los maestros, Dessau

Sea el visitante un amante o no de la arquitectura, lo que no pasará desapercibido ante él es la vanguardia de la Bauhaus y la gran deuda que tienen la arquitectura, el diseño o la decoración actual para con ella. Edificios que siguen los preceptos de la Bauhaus nos rodean en cada ciudad, el diseño de tantos y tantos objetos cotidianos están inspirados en aquella Bauhaus nacida en una joven República de Weimar. ¿Quién no ha visto la mil veces replicada silla Wassily de Marcel Breuer o la archiconocida lámpara Bauhaus de Wilhem Wagenfeld?

Silla Wassily, Marcel Breuer

Silla Wassily, Marcel Breuer

Lámpara Bauhaus, Wilhem  Wagenfeld, 1924

Lámpara Bauhaus, Wilhem Wagenfeld, 1924

Por eso si se dispone del tiempo suficiente (se encuentra a sólo hora y media de Berlín y muy cerca de Leipzig o de Dresden) es una excursión a tener en cuenta para conocer más de la historia reciente de Alemania y adentrarse en el fascinante mundo de la creatividad de la Bauhaus y la Arquitectura Moderna.

Si te gustó esta entrada puede que quieras leer: Tomás Saraceno y las utopías soñadas y construidas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s