La nostalgia de un lugar y de un momento


Hoy no tenía pensado escribir en el blog. Tenía mil cosas en mente, pero ninguna pasaba por escribir.

Hasta que encontré este precioso vídeo en Vimeo, Eine Liebesgeschichte (una historia de amor). Dedicado a Berlín, a todos aquellos que se han enamorado alguna vez de un lugar y momento preciso, que por más que se intente repetir en otras geografías no se logra. Muchas veces he intentado explicar lo que me unía a esa ciudad, lo que la hace tan especial aún hoy que no vivo en ella. Creo que las palabras de este vídeo ayudan.

Imposible intentar diseccionar aquí lo que he sentido. Pero han venido tantos buenos recuerdos a mi mente. El olor de la ciudad en primavera y verano, cuando todo parece empezar a vivir al cien por cien tras salir del letargo invernal. El sonido de una urbe única, en la que cual Babel se oyen mil lenguas que le dan ese aspecto de capital del esperanto. El ver a los que llegan con la misma ilusión que tú alguna vez llegaste y que encuentran como tú los mismos motivos para amarla. Berlín puede no ser especial per se, quizás no es más que la historia de todos aquellos que una vez intentaron conquistarla lo que la hace fascinante. Esas primeras horas de andar por una ciudad que te supera a todos los niveles, un antes y un después en tu vida queda marcado, como advirtiendo del peligro de amar tanto un objeto tan promiscuo. Tras varias idas y venidas por el mundo, no he encontrado lugar igual. ¿O es que no hubo momento igual? En cualquier caso, ella fue el lugar y el instante.

Volver siempre es una opción, pero se corre el riesgo de terminar anclado en el pasado, en un pasado casi perfecto, pero que es eso, un tiempo que ya terminó.

En cualquier caso, danke Berlín por los buenos tiempos.

Anuncios

4 pensamientos en “La nostalgia de un lugar y de un momento

  1. Es que Berlín se enriqueció con la caída de un muro que afortunadamente no viviste . . . . creo que ese hecho histórico le dio un toque mágico . . . . Y en cuanto a tí, mi querida viajera, “siempre te quedará Berlín” . . . . . y la posibilidad de visitarlo cuando la nostalgia sea grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s