Un viaje a través de China


La visita al Parque Étnico y de las Culturas de China en Beijing es como un recorrido por un país enorme en apenas un día, lo cual sirve para hacerse una visión muy amplia de un territorio tan grande en el cual conviven 56 nacionalidades con grandes diferencias entre sí.
El parque y museo tiene dos accesos, norte y sur y funciona como un complejo antropológico en el cual a través de las diferentes arquitecturas regionales y paisajes -muy logrados según cada región-  recrea la grandiosidad de un país tan rico y diverso como es China.

paisaje que recrea los arrozales de Jilin

paisaje que recrea los arrozales de Jilin

De la fantástica arquitectura dai a los templos tibetanos, de las impresionantes construcciones de madera de los dong a los pueblos del desierto como los uygur, o a los poblados de los grandes productores de chili y pimienta, los salares. A través de plazas, torres, lagos, arrozales, casas y templos el paseo por el parque se hace ameno y muy relajante, a lo cual contribuye el que no haya casi turistas. El Parque Étnico –por increíble que parezca- no se encuentra dentro de los planes de muchos viajeros lo cual se agradece en una ciudad tan densamente poblada y muy visitada por los propios nacionales como es Beijing.

Arquitectura Dong

Arquitectura Dong

Arquitectura de la etnia coreana en China

Arquitectura de la etnia coreana en China

Arquitectura Dai

Arquitectura Dai

Lo ideal para poder visitar todo con calma sería pasar todo un día en el parque, en el cual además se organizan eventos y bailes típicos de cada etnia a determinadas horas del día y resulta muy interesante y un buen momento para hacer una pausa después de horas caminando.

Chica haciendo una danza típica de la etnia Va

Chica haciendo una danza típica de la etnia Va

Todo el parque es fascinante y un curso acelerado acerca de la geografía y diversidad china, pero quizá uno de los lugares que más encanto tiene es el dedicado a las calles de Lhasa en el poblado tibetano. Será porque llegar a Tíbet es tan complicado (permisos, guías y demás) que el poder ver un pedacito de Tíbet sin haber llegado allí resulta algo emocionante. No quiero decir que sea igual, nunca será igual, pero al menos se siente un poco más cerca.

Un pedacito de Tíbet

En Tíbet se está más cerca de Buda

En Tíbet se está más cerca de Buda

Lo más probable es que al estar todo el día merodeando por el parque en algún momento se eche en falta la comida. Además de varios kioskos donde comprar snacks, dentro del recinto (en el sector norte) hay un agradable restaurante de comida coreana en una especie de taberna típica.

Llegar al Parque de las Etnias de Bejing es bastante fácil con el metro. Las líneas 8 y 10 te dejan en la estación de Beitucheng y de ahí caminando serán unos 10 minutos a uno de los accesos al parque.

Si te ha gustado este post podrías darle a un Me Gusta o dejar un comentario.

También te invito a que sigas leyendo de lugares muy interesantes que hay en el mundo, como Bujara en Uzbekistán

https://desdeotroplaneta.wordpress.com/2012/10/24/mastura-el-mejor-recuerdo-de-bujara/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s