Mastura, el mejor recuerdo de Bujara


Ahora que estoy buscando alojamiento barato para un inminente viaje por varios países del Este y los Balcanes, vienen a mi mente los recuerdos de aquellos albergues, hostales, casitas, hoteles, etc. que más me han gustado y que han aportado un enorme grano de arena a cada aventura, pues la estancia en un lugar -al menos para mí- también depende mucho de donde pernoctes y de la gente con la cual te relaciones.

Mastura preparando conservas

Mastura en el patio

Y hoy he recordando a Mastura, la señora de la casa en la cual me quedé en Bujara,  Uzbekistán. Mastura con su eterna sonrisa y su largo pelo negro. Mediterránea en sus facciones y en su calidez. Siempre atenta, siempre conversadora, explicándome las diferencias de etnias que hay en Uzbekistán y la historia de su preciosa casa, la Akhbar House, una refinada residencia judía del siglo XIX con un precioso patio que te invita a pasar la tarde en él tomando té y viendo a Mastura preparar conservas.

Patio de la Akhbar House

Patio

Detalles del patio, horno

Patio y entrada a habitaciones

Casa de Akhbar

Y es que si Bujara es una ciudad preciosa, la casa de Mastura no lo es menos. Desde fuera es anodina, como casi todas las casas antiguas de Bujara, a cuyo patio hay que asomarse para descubrir un mundo que parece secreto de lo escondido que se encuentra. Una vez allí, el viajero no querrá ir a dormir a ningún otro lugar. La casa Akhbar es tranquila, está limpia, hay pocas habitaciones y estas están exquisitamente decoradas con los suzani, las alfombras y los bellos chapanes. Se nota que son una familia de artistas, el esposo de Mastura es pintor y varias obras suyas ornamentan la pensión, mientras que Mastura es profesora de bordado.

Habitación de la Akhbar House

Chapanes uzbekos

Además de la belleza y el buen ambiente que se respira en casa de Mastura los desayunos son también una razón para quedarse más días, no falta la fruta, el yogur natural, el delicioso té negro, el pan, la mantequilla, las mermeladas, y cualquier otra cosa que Mastura haya decidido cocinar.

desayuno en el patio

bodegón

rico desayuno en casa de Mastura

Pero como bien dije al principio, lo que hace única a la Akhbar House y la estancia allí, es la presencia de su anfitriona, Mastura, una gran mujer que al despedirse de mí me abrazó como si fuese un familiar del que se despidiese y metió varios trozos del exquisito pan uzbeko en mi mochila para que me acompañase en mi viaje.

Gracias Mastura, ojalá y haya muchas Masturas alrededor del mundo!

Anuncios

7 pensamientos en “Mastura, el mejor recuerdo de Bujara

  1. Claudia! Después de una entrada tan bella, la curiosidad me hizo el buscar significado de »Mastura«, pues me fascina el significado de los nombres, al parecer un nombre de origen árabe, el cual significa »Hidden Chaste« usado en Africa y el Medio Oriente. Aún no sabría en la traducción de »Chaste« si inclinarme hacia la castidad o su significado de simpleza, sencillez, aplicado a la decoración o a los estilos. Al parecer estas destinada a conocer gente especial, muy especial diría yo… Nunca dejes de viajar Claudia… Pues tus viajes y tú, me inspiran a ir cada vez más lejos… Alfi

    • Alfi, qué bonito comentario! Tienes que comentar más a menudo porque tu comentario me inspira aún más.

      Sí, he tenido suerte, he conocido a tanta gente bondadosa y especial a lo largo de mi vida que no puedo quejarme. Tú y yo tenemos que volver a vernos, se quedaron tantas cosas por contar!

      Me alegro que mis viajes te inspiren a ir cada vez más lejos, la vida es corta y el mundo bien grande.

      Besos

  2. Qué post tan bello, límpido, instructivo! Me ha transportado como si hubiera tenido la suerte de estar allí, en aquel hermoso y plácido patio… Sabes, estas cosas que cuentan son increíbles… desmitifican prejuicios muy raros y miedos existentes hacia esos lares desconocidos, donde olvidamos que existe gente de todo tipo, también gente humilde de buen corazón…
    Me preguntaba todo el tiempo en qué idioma os habíais entendido, pero a medida que leía y veía las fotos me daba cuenta de que comunicación poco tiene que ver a veces con los idiomas. Sigue hablándonos de tus viajes… No sólo los que haces en la geografía… Cualquiera será bienvenido con ese prisma tan nítido… “la vida es corta y el mundo grande” ! Gracias por todo!

    • María, gracias por tus lindas palabras, estoy de enhorabuena porque me dejan comentarios tan lindos en el blog y veo que me leen personas como tú, o como Alfi, que tienen una sensibilidad especial, una gran imaginación y pueden saborear el lugar. Eso es lo que intento cuando escribo, poder transmitir aquellas sensaciones que sentí. Y sí, hay que intentar desmitificar lugares, geografías, personas. Uzbekistán me pareció un país precioso con una gente muy alegre, muy dada a la broma y a la conversación.

      Seguiré escribiendo porque es una de las cosas que más disfruto y porque sé que muchos disfrutan con la lectura.

      Gracias nuevamente

  3. Hola,
    Es la primera vez que entro en tú blog. Me encantó la casa de Mastura que refleja paz y buen vivir. Sin duda hay personas con un alma tan sabia y generosa que cuando abren las puertas de su casa ofrecen un tesoro magnífico. Y personas aventureras que descubren esos tesoros maravillosos y luego los comparten con los demás.
    Te felicito por tú viaje.

  4. Pingback: Un viaje a través de China | desde otro planeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s