Hacia el Este


La primera vez que me sentí en el antiguamente llamado “bloque del Este” en Alemania fue por allá por el 2006 cuando tuve que coger un tren desde la estación de Lichtenberg para visitar el campo de concentración de Sachsenhausen. En aquel frío invierno la estación, los alrededores, todo me pareció gris, feo, descuidado, amén de una arquitectura de bloques prefabricados que me recordaba ciertos barrios de nueva planta que se construyeron a lo largo y ancho de la isla caribeña de donde vengo.

Edificio prefabricado, La Habana, Cuba. Foto tomada de skycrapercity

edificio en Lichtenberg

Plaza de las Naciones Unidas, Lichtenberg

Edificios de Lichtenberg

En cualquier caso, sea porque era invierno, o porque Lichtenberg quedó asociado a la espeluznante experiencia de visitar Sachsenhausen, mientras he vivido en Berlín apenas si me he aventurado por el barrio. Hasta que hace un mes me mudé a Friedrichshain, barrio que tiene frontera con Lichtenberg, hecho que aumentó mi curiosidad y determinó mis ganas de salir a rasgar la superficie del antiguo telón de acero.

El llamado barrio de Lichtenberg en realidad es un distrito que aglutina muchos barrios, diez en total. La gran mayoría de estos barrios fueron reconstruidos y construidos en los años cincuenta, cuando gran parte de Berlín estaba en ruinas y había una gran necesidad de construir rápido y barato. Fue entonces cuando se decidió implementar la construcción prefabricada que tanto éxito había tenido en la Unión Soviética. Hay que reconocer que el sistema prefabricado no es un invento soviético, ya existía desde principios del siglo XX y había sido aplicado a edificios residenciales, pero es cierto que será en las antiguas repúblicas socialistas donde más se utilizará y se convertirá en un símbolo de este sistema político.

edificio en la Möllendorfstrasse

Lichtenberg, Herzbergstrasse

En teoría estos edificios serían no sólo el lugar de residencia de miles de berlineses, también alrededor de ellos se organizaba una vida “comunitaria” con escuelas, centros médicos, etc. Si a los berlineses de aquella época les gustó el experimento o no, habría que preguntárselo, pero es cierto que se resolvió el “problema de la vivienda”.

Además de por su inconfundible arquitectura, Lichtenberg es conocido por otros “highlights” de la RDA que se encontraban en su distrito, como el Tierpark o zoológico de Berlín, más grande que el que había en la parte oeste, o las menos lúdicas oficinas de la Stasi (el servicio secreto de la antigua Alemania Democrática). Entre las calles Ruschestrasse y la Magdalenenstrasse están aún las oficinas de Erich Mielke, el antiguo director del aparato represor y allí mismo se realizaban los interrogatorios de los detenidos antes de ser llevados a la prisión de Hohenschönhausen.

Oficinas de la Stasi en Berlín

Pero hoy Lichtenberg ha logrado superar ese pasado, si bien es aún palpable en su arquitectura, placas conmemorativas, e incluso en la forma de vestir de la gente mayor que ha vivido prácticamente toda su vida allí, el barrio se ha convertido en asentamiento de muchas parejas jóvenes que buscan alquileres baratos, ya que a través de la WGLi se encuentran apartamentos a muy buenos precios. La zona también se ve más verde que nunca gracias a proyectos de saneamiento y ajardinamiento llevados a cabo por el ayuntamiento, lo cual ha hecho que poco a poco el paisaje deje de ser tan gris y de cemento para incorporar otros colores. Es notable también la baja inmigración que ha registrado este distrito a lo largo de los años, muy por debajo de la media de los barrios del oeste berlinés, y siendo en su mayoría población venida de las antiguas repúblicas socialistas: rusos, bielorrusos, polacos y también vietnamitas.

entrada al Dong Xuan Center

Uno de los lugares más interesantes que se puede visitar hoy en día en esta área es el Dong Xuan Center, el mercado asiático que se encuentra en unas largas naves tipo contenedores en la calle Herzbergstrasse. Una gran cantidad de comerciantes asiáticos se dan cita aquí cada día para vender mercancía Made in China o en algún otro lugar del Lejano Oriente. Desde productos alimenticios hasta textiles, peluquerías, restaurantes, cafés, conforman este peculiar mercado asiático que pretende convertirse en un punto importante de venta en la ciudad cuando el proyecto de construcción de un nuevo Asia Town se haga realidad. Hecho que sin duda dará más colorido a este pedacito de la ciudad.

Anuncios

Un pensamiento en “Hacia el Este

  1. Pingback: del transiberiano y otras aventuras: último día en Moscú | desde otro planeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s