Levando anclas


Atardecer desde Warschauer Straße

Este es el principio de un final. El principio del final de mi historia berlinesa, esa gran historia de amor que he vivido con esta gran ciudad que es Berlín durante más de 3 años y que tantos capítulos ha aportado a este blog, pero también a mi vida.

Quizá muchos de los que me lean no puedan creerse que se acabe esta etapa, ¿por qué? se preguntarán algunos. Y la verdad es que es difícil contestar a eso.

Como todos saben Berlín es una ciudad encantadora, libre, bohemia, siempre dispuesta a ofrecer algo, ya sea cultura, libertad de expresión o frío y mucha nieve. Aquí he tenido de los mejores momentos de mi vida, también de los peores, supongo que en cada lugar es así, pero aquí los buenos momentos han tenido una intensidad que difícilmente recuerdo en otros lares. Aún así y mientras miro a través de mi ventana y pienso en lo mucho que amo lo que he vivido he decidido que es tiempo de moverse, de coger la mochila y empezar de nuevo. Quizá sea mi espíritu nómada que no es capaz de quedarse en un mismo lugar mucho tiempo, mis ganas de aventuras y de conocer nuevos lugares son más fuertes que las de quedarme en esta ciudad. Así que sin pesar me iré, digo sin pesar porque es una decisión sopesada que me ha tomado muchas horas y que no admite arrepentimientos. El mundo es muy grande, y yo quiero conocerlo.

Durante estos 3 meses que me quedan en la ciudad quiero disfrutar al máximo de ella pero sobre todo quiero disfrutar al máximo de las amistades que hice aquí, grandes personas que tuve la suerte de conocer y que siempre han estado ahí para lo que ha hecho falta, ellas son mi familia berlinesa.

Las despedidas siempre son tristes, pero para mí este será un Hasta Pronto, pues se que volveré, no sé cuándo ni en qué circunstancias, pero por supuesto que volveré.

Gracias Berlín, gracias amigos, ha sido un tiempo maravilloso!

Anuncios

9 pensamientos en “Levando anclas

    • Gracias Iván, lo mismo para ti, no veas lo que he pensado en ti estos días ahora que ya acabo el libro de Leguineche, estoy en el final y no quiero acabarlo porque dejo un trocito importante de mi vida en él. Me ha traído tantos pensamientos, tantas reflexiones sobre la vida.

      Un abrazo bien grande,

      • Me alegro de lo del libro, es uno de los más importantes de mi vida. Una mirada y corazón humanista y bueno el de Leguineche al que intento ser fiel, tanto conmigo mismo como con la gente que tengo en mi vida y me rodea.

  1. Gracias Claudia, Por abrirnos una ventana y compartir con nosotros Berlin y demas ciudades, barrios, cafes, museos.
    Un abrazo. Suerte.

  2. ¡Ojalá todos los que no somos oriundos del lugar donde habitamos fuéramos capaces, como Saint-Exúpery, de “ver con el corazón” todas las cosas buenas del mismo! Y éso has hecho tú. Gracias por inculcarnos un amor realista a esa ciudad que muchos, entre los que me incluyo, desconocíamos y quizá menospreciábamos. Un beso desde la distancia, Pondelí.

  3. clau!! suerte en tu nueva aventura y entiendo perfectamente la pena de la gente que te deja marchar…
    me encanta saber de ti por el blog!! mil besos y esperamos verte pronto!! por cierto, donde te vas ahora?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s