Clärchens Ballhaus, donde aún se respira el Berlín de entreguerras


Cortesía de Patrick Wilken (Flickr)

Ayer he vuelto al Clärchens Ballhaus, donde he cenado, bailado y despedido a una buena amiga que se va a Frankfurt. Siendo este uno de mis sitios favoritos en la ciudad, es hora de dedicarle un pequeño homenaje.

Creo que conocí este lugar la primera semana que llegué a Berlín, pues buscando galerías por la Auguststrasse di con su Biergarten, en aquel momento lleno de mesitas y gente que bebía y comía aprovechando la explosión primaveral.

Más tarde he ido varias veces, con amigos, con mi madre, a fiestas de disfraces, y es un lugar donde siempre lo he pasado muy bien, por su ambiente algo decadente -que recuerda cómo sería el Berlín de entreguerras-, por su pista de baile -donde nadie tiene miedo a hacer o no el ridículo, todos se divierten-, la buena música y el buen precio que no abusa de las inmensas posibilidades de un local que casi siempre está lleno.

Fachada del Clärchens.

El Clärchens (cuyo nombre es el diminutivo de la dueña que lo fundó: Clara) ocupa un edificio decimonónico que se ve un poco descuidado desde el exterior. En cualquier otra ciudad, sería un edificio inhabitado o presto a demoler. Pero en Berlín, es toda una institución. Inaugurado justo antes de que estallase la Primera Guerra Mundial, en 1913, como salón de baile y restaurante, el edificio y el negocio sobrevivieron a la guerra para recibir los años ’20 con furor. Era el Clärchens un lugar para divertirse, para bailar, para evadirse de lo que se avecinaba. Tras la Segunda Guerra Mundial y dañado en su estructura, el edificio quedó en la zona de la República Democrática Alemana, pero continuó siendo un lugar de encuentro y diversión. Se dice que incluso gente del Oeste, de la RFA, venía a bailar por la noche a este salón que ya adquiría matices legendarios.

Al entrar es como atravesar una máquina del tiempo. Las paredes revestidas de madera oscura, los camareros con chaleco y pajarita, la música retro, mesas y sillas de tiempos que no fueron mejores y que son testigos de la convulsa historia de la ciudad. En la planta baja hay una gran pista de baile, donde según cada día de la semana, suenan ritmos diferentes. Los lunes toca salsa, martes tango, miércoles swing, jueves chachachá y vals y así durante toda la semana.

Salón de Baile

Escalera. Cortesía de draculina_ak (Flickr)

Al salir a la izquierda una escalera conduce a la primera planta, la más linda y enigmática. El Salón de los Espejos, que bien podría ser un momento detenido en el tiempo conserva el sabor añejo del siglo XIX. Un magnífico techo de estuco con molduras y relieves, una lámpara de cristal, unos candelabros y unos espejos que han perdido el azogue guardan el mejor secreto de la casa: la originalidad, el haberse mantenido intacta a pesar del paso del tiempo y las circunstancias. A la luz de las velas se puede disfrutar de una copa de vino, un café y bailar con los habituales, pues al Clärchens casi siempre vienen los mismos, salvo algunos curiosos que están de paso por la ciudad.

Salón de los Espejos. Cortesía de draculina_ak (Flickr)

Techo con molduras. Cortesía de Underpuppy. (Flickr)

Como bien contaba Steffan Wolff -gestor y parte de la familia de un negocio que hasta 2004 fue regentado por ellos mismos- “éramos como una familia, nuestros clientes venían cuando estaban contentos, pero también cuando estaban tristes. Había gente de todas las edades, de 18 a 80 años”. Incluso dice Steffan que “hace unos años vino una pareja a celebrar sus Bodas de Oro, eligieron el Clärchens porque fue aquí donde se conocieron”.

Sin lugar a dudas el Clärchens Ballhaus merece un lugar en cualquier visita a Berlín.

Anuncios

5 pensamientos en “Clärchens Ballhaus, donde aún se respira el Berlín de entreguerras

  1. Increíble que exista un sitio así. El año próximo cuando pasemos por Berlin para iniciar el viaje-peregrinaje a la documenta nos tienes que llevar…

  2. Pingback: Museo Etnológico y Museo de Arte Asiático de Berlín | desde otro planeta

  3. Pingback: ¿Qué ver y hacer en Berlín si tienes poco tiempo? | desde otro planeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s