Ser nómada


El sábado por la mañana mientras desayunaba me puse a leer el Magazin del Berliner Zeitung. Normalmente desayuno en casa y no tengo periódico, pero al no haber comprado leche el día anterior hizo que me diera el lujo -estoy en plan ahorro- de desayunar fuera. Pues volviendo al Magazin, justo al abrirlo me encuentro con un artículo que ha inspirado este post de hoy. Se llamaba Heute hier, morgen dort (hoy aquí, mañana allí) y habla de las experiencias personales de una expatriada, las suyas  y las de su núcleo familiar y amigos que han experimentado ese andar errante por el mundo. Su autora, Susanne Lenz, que actualmente enseña periodismo en Phnom Penh al igual que su esposo, tras haber vivido 5 años en Filipinas, y ahora en Camboya, nos cuenta las ventajas y desventajas del no tener domicilio a largo plazo.

Este artículo me gustó mucho porque en cierta forma me sentí identificada con algunas frases que dice, y porque no es lo mismo el que viaja un mes, seis meses y un año por el mundo o a través de un país, que el que se establece cada cierto tiempo en otros lugares. Hay una diferencia enorme. La primera, que no estás de vacaciones, no todo es ocio, evadir responsabilidades, etc.  Y la otra es que el viajero nunca llega a conocer del todo un país, porque no tiene que adaptarse a él.

Volviendo al relato de Lenz, ella cuenta que desde los 2 hasta los 25 años vivió en la casa familiar de Heidelberg, en el sur de Alemania. Su vida y su mundo durante esos años se reducían a su entorno más cercano. La autora compara su infancia, sus experiencias, con la de sus hijas, de 4 y 8 años respectivamente. A su corta edad, su hija mayor ha tenido que despedirse prácticamente cada año de su mejor amiga, y cuando se mudaron de Filipinas a Camboya su hija dibujó en clase de arte la bandera filipina, dando “señales” dice la madre, de lo que pasaba por su cabeza. Pero no sólo las niñas han experimentado grandes cambios, la misma Susanne cuenta cómo cada verano, al terminarse el curso escolar, los barrios de expatriados se convierten en un gran mercadillo, llenos de Se Vende por Traslado de país y cosas por el estilo.

imagen de The Bottomless Paddling Pool

También habla de las fiestas de despedidas, y cuenta una que me dió nostalgia sin vivirla. Esta fue una despedida que se celebró en una barca alquilada para que recorriese parte del río, ahí donde fluyen las aguas del Tonle Sap. Cuenta Susanne que era lindo ver Phnom Penh desde el barco, y que es muy práctico hacer este tipo de fiestas cuando no se tiene mucho espacio en casa. Pero sobre todo, me llamó la atención algo que dice que pensó mientras estaba en el barco. Me vino la idea de que la elección de este lugar para eventos, podría ser muy apreciado, porque durante el tiempo que el barco está en marcha, los invitados se sienten confiados, cuando nadie salta del barco, nuestra vida se desarrolla con una sintonía excepcional durante una noche entera. Nadie puede irse antes o después, como de costumbre. Esta frase, me pareció que resumía parte de lo que es vivir de un lugar para otro. El tener miedo a quedarte si los demás se van, el tener miedo a irte, si los demás se quedan.

Por supuesto que también habla de las cosas increíbles que tiene el vivir fuera. Aprender otro idioma, conocer muchas personas de muchas partes del mundo, no sentir tanto apego por algunas cosas, pero desde que Susanne es madre se pregunta otras cosas. Se da cuenta de que sus hijas, no tienen raíces y que quizás nunca vayan a desarrollar ese sentimiento de pertenecer a algún sitio. También habla de los idiomas, que en el caso de sus hijas tampoco pueden aprender del todo bien porque en pocos años han ido de aquí para allá. Respecto al sentimiento de pertenencia, Susanne dice algo muy significativo, en cada casa de expatriado hay un altar a la familia que se ha dejado en otra parte del mundo, postales, fotos, vidas y recuerdos dejados atrás que testimonian por dónde se ha pasado, no sólo con fotos, también con objetos exóticos. Quizás esto es lo único en lo que no me siento tan reflejada, salvo una foto que tengo con mi padre en el escritorio, yo no tengo casi nada de ningún país por donde he pasado, quizás no lo necesito, porque lo que quiero está siempre presente, conmigo, y no tengo más que cerrar los ojos, y entonces lo vuelvo a ver, aunque no puedo tocarlo, abrazarlo, sentirlo, pero tampoco una foto me da esa presencia añorada de personas y lugares.

La canción favorita de la hija mayor de la autora es: Heute hier, morgen dort (hoy aquí, mañana allí), de Hannes Wader. Y muchas noches, mientras la cantan, Susanne se siente un poco angustiada cuando se escucha junto a su hija cantando: Que apenas se me va a extrañar, ya en unos días se olvida, cuando yo lejos de nuevo en otro lugar esté.

Anuncios

2 pensamientos en “Ser nómada

  1. Tienes que leer ” Female nomad” de Rita Golden Gelman! 🙂 Empieza así: I am a modern-day nomad. I have no permanent address, no possessions except the ones I carry, and I rarely know where I’ll be six months from now… I move through the world without a plan, guided by instinct, connecting through trust, and constantly watching for serendipitous opportunities.
    People are my passion. Unlike a traditional nomad, when I go somewhere, I settle in with the locals long enough to share the minutes of their days, to know the seasons of their lives, and to be trusted with their secrets. I have lived with people in thatched huts, slept in their gilded palaces, and worshipped with them at godly ceremonies and dens of black magic. I have also cooked with women on fires all over the world.
    I’ve been living and loving my nomadic existence since the day in 1986 when, at the age of forty eight, on the verge of a divorce, I looked around and thought, There has to be more than one way to do life.

    • Gracias por la recomendación, lo buscaré, ya sólo con los inicios me parece un libro que TENGO que leer.
      Me alegra que te guste el blog, los últimos meses lo he tenido abandonado pero ahora espero poder terminar de narrar algunos viajes, comentar también exposiciones y cosas interesantes de Berlín, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s