Llegada a Irkutsk, ¿aquí huele a mar?


Irkutsk y el Baikal son la última parada de nuestro destino antes de abandonar Rusia, Irkutsk, zona de paso hacia el lago Baikal hacia Mongolia y China.

Esta ciudad, en el extremo sudeste de Rusia no tiene mucho que ofrecer aunque no está exenta de lugares interesantes que iré nombrando. Haremos parada durante cuatro días forzados por el tema de los visados para Mongolia. Como el consulado mongol no abre hasta dentro de dos días nos vemos obligados a quedarnos más de lo que quisiéramos pero aprovecharemos para conocer la ciudad y para ir a Listvyanka y pasar un día junto al lago.

Estación de trenes de Irkutsk

Mucho antes de que todo esto suceda, llegamos tras interminables horas de tren, a Irkutsk. Al llegar a la estación huele a mar, a puerto, a pescado. El río Angara bordea la ciudad, no lejos, el lago más grande y profundo del mundo.

Muy muy feliz de estar en Irkutsk

Muy muy feliz de estar en Irkutsk

Cogemos un tranvía hasta el hostel, no lejos de la estación. Esta vez nos alojamos en el Downtown Hostel, lo cual en realidad es un piso de tres habitaciones con literas en dos de ellas, y un baño con una ducha y un inodoro, además de una cocina-comedor (como la de cualquier casa) y un recibidor. Hay dos PCs con internet gratis en el recibidor y el personal no es muy simpático que digamos. Tras hacer el check-in e indagar un poco sobre cómo llegar a Listvyanka nos duchamos y decidimos dar un paseo por la ciudad y buscar donde cenar, estamos ansiosos de volver a comer fuera del tren.

Casa de madera en Irkutsk

Vemos las típicas casitas de madera de troncos que aún quedan desperdigadas por toda la ciudad. Estas casas, muy comunes en toda Siberia, me recuerdan a la de la colonia Alexandrowka de Potsdam, un área donde se asentaron inmigrantes rusos que trabajaban en Potsdam y en la cual se pueden visitar casas muy parecidas a estas. Sorprendentemente aún hay personas que viven en estas casitas de Irkutsk, digo sorprendentemente porque a pesar de que son muy bonitas, ¡se ven decrépitas! No me puedo imaginar cómo serán por dentro.

Dentro del restaurante en Irkutsk

Las calles de la ciudad están llenas de baches y la acera no existe en muchas partes. Nos vamos a cenar a un típico local ruso en la Karla Marska, el interior es de madera con samovares. Nos pedimos unas tortillas de huevos rellenas con carne y salsa que no son gran cosa, y pedimos un plato de carne que estaba bien dura. Yo no soy ninguna gourmet, pero desde luego que quien visite Rusia tiene que tener otras muchas motivaciones, pues la gastronómica no es una de ellas. Tras unos blinis con chocolate para quedarnos con un sabor dulce en la boca paseamos nuevamente antes de irnos a dormir. Tengo insomnio y no sé si es jet o train lag pues ya son 5 horas de diferencia con respecto a Moscú.

Anuncios

3 pensamientos en “Llegada a Irkutsk, ¿aquí huele a mar?

    • la verdad es que sí, te acuerdas nosotros entrando en la tienda de abajo? no había manera ni nada, tendríamos que hablar de lo mal que están indicados muchos lugares en Rusia, es algo destacable

  1. Pingback: Entrando en Siberia: Omsk-Irkutsk | desde otro planeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s