del transiberiano y otras aventuras: Moscú II


Dejé mi relato anterior contando que habíamos comido en el McDonalds antes de volver a ponernos en marcha de nuevo.

Pues bien, recorrimos buena parte de la ciudad caminando, atentos a los contrastes de esta ciudad, de su sociedad fragmentada, de su diversidad arquitectónica, racial, social. Notamos que en cuanto te alejas un poco de la Plaza Roja ya no encuentras turistas, ni mochileros, como máximo viajeros rusos que vienen a visitar la capital o buscan nuevas oportunidades, sueños de oro en la metrópoli.

Pasamos el Museo de la Revolución por la plaza Pushkinskaya, la calle Petrovka, vemos el teatro Bolshoy, tiendas de lujo: Escada, Vuitton, Cartier, Hérmes, incluso el famosísimo Nobu, el restaurante de lujo de Robert de Niro, tiene una sede en Moscú.

Restaurante Nobu

Todo me parece una gran ironía pues a no más de diez minutos del lujo se encuentra la plaza Lubyanskaya donde está otra gran mole, el antiguo cuartel general de la KGB desde donde se espiaba y se controlaba a todo un país, un  imperio durante la Guerra Fría y hasta después de la Caída del Muro de Berlín. Hago fotos, supuestamente este edificio ya no pertenece al espionaje soviético, las siglas han cambiado y ahora es del espionaje ruso, al final como diría Lampedusa en El Gatopardo, algo debe cambiar para que todo siga igual.

Antiguo edificio de la KGB

Cogemos el maravilloso metro moscovita (sin ironías) y nos vamos al sudoeste de la ciudad hasta Park Kultury donde además de un parque de atracciones se encuentra la nueva Galería Tretyakov con arte vanguardista ruso y nombres como Goncharova, Málevich, Chagall o Kandinsky. Con el dolor de mi alma decido no entrar. Son pocas horas en Moscú y prefiero ver la ciudad que cuadros, ya volveré para recorridos museísticos en otra ocasión.

Entramos al Art Muzeon, un parque donde hay esculturas muy particulares. La gran mayoría son las estatuas y bustos de los responsables de la miseria soviética, los líderes de la revolución, el artífice de los gulags. Abundan las imágenes de Lenin y Stalin, infames símbolos del pasado que tras el descalabro de la URSS fueron traídos a este lugar por los moscovitas como acto de repudio a un pasado muy reciente.

Entrada a Art Muzeon

memorabilia soviética

 

kick the bastard!

Me doy gusto pateando la cara de Stalin, ridiculizándolo, hago gestos vulgares frente a él y a Lenin, como si de alguna manera esto pudiera cambiar el pasado, el basurero en que nos metieron a todos, las repúblicas soviéticas, el campo socialista del Este, Cuba, ¿cómo pudieron exportar tan fielmente todo un modelo político, económico, social, una estética a un país tan lejano cuya idiosincracia es totalmente opuesta a esta?

La realidad supera a la ficción y ni Orwell ni Bradbury pudieron imaginar semejantes engendros.

Lenin y Stalin

En el fondo este es un sitio triste, las estatuas son los vestigios de una guerra perdida, del triunfo del individualismo frente al colectivismo, el pensamiento frente a la barbarie, el sentido común frente a la ignominia.

víctimas anónimas

víctimas

Detrás de algunas estatuas de Stalin aparecen esculturas contemporáneas de víctimas, sin nombre, sin rasgos que las diferencien, sin rostros, sólo cabezas y cuerpos famélicos, no fue una sola persona, un solo individuo el que sufrió en los gulags, fue todo un pueblo, una ideología, la humanidad víctima del fanatismo.

Tras mucho andar por Leninsky Prospekt en busca de una escultura dedicada a Yuri Gagarin que nunca apareció, nos vamos al metro para regresar al hostel, por hoy ha sido suficiente.

Anuncios

2 pensamientos en “del transiberiano y otras aventuras: Moscú II

  1. Hola Claudia,
    Un saludo y gracias por deleitarnos con tus andanzas por Moscu y su cambiante rostro. Me causo risa (no habia leido aun la parte de ese perfecto patada karateca a la cabeza de..) puesto que trataba de analizar cuidadosamente de donde y el porque de tan cuidadosa pose, una pose de seguro unica y muy original.
    Que estes bien.
    Jose Luis

  2. Pingback: Damnatio Memoriae y Memento Park | desde otro planeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s