el cielo sobre Berlín


Parafraseando el título de la película de Wim Wenders comienzan mis reflexiones de hoy pues no he dejado de pensar en lo cambiante que es el cielo de Berlín. Hace unos días amaneció nevando, sí, en pleno otoño, principios de noviembre, tuvimos nieve durante un par de horas, algo bastante inusual pues hasta finales de diciembre principios de enero no es común ver nieve en la ciudad.

nevando en noviembre

Después de los primeros copos el sol hizo un amago de salir, luego llovió para finalmente escampar y vuelta de nuevo a la lluvia durante la noche. Al otro día amaneció soleado, parecía que habría un día precioso pero de repente todo gris y lluvia de nuevo. Así que el cielo sobre Berlín puede ser soleado, azul, luminoso y gris en un mismo día, en apenas unas horas.

Con estas nieves prematuras el otoño se está convirtiendo en invierno y tengo miedo de que esos colores otoñales que tanto me gustan se conviertan en nada y pronto mi paisaje cotidiano pase de amarillo, naranja, rosas y cobres a un gris plomizo que invada todo. Aún no estoy preparada para ello, y no sé si estando 20 años aquí llegaría a estarlo.

Berlín desde Bornholmerstr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s